EL VALOR PAISAJÍSTICO DEL TALLO

//EL VALOR PAISAJÍSTICO DEL TALLO

EL VALOR PAISAJÍSTICO DEL TALLO

Tropillo (Guarea guidonia)

Su forma amorfa y ensortijada, su corteza de fibras largas y grisáceas lo sitúan entre los elegibles como rey de un jardín

Las fotos son cerca al desierto la Tatacoa en Huila y en el Parque Santander de Neiva

Samán (Samanea saman; Pithecellobium saman)

Su corteza fisurada y hasta blanda si se quiere, es muy atractiva por su tonalidad y su textura escamosa. La fotos son tomadas en el parque de Capri y al sur del Valle del Cauca.

Palma corozo

Muchas palmas tienen este mecanismo de defensa que nos obliga a sembrarlas retiradas del peatón. Las fotos son en el VIVERO CAÑABRAVA 

Guayacán rosado (Tabebuia rosea)

Las estrías que se forman sobre la corteza del Guayacán rosado le confiere una característica notable paisajísticamente

Las fotos se tomaron en el VIVERO CAÑABRAVA y en la vereda El Palmar en Dagua

Chiminango (Pithecellobium dulce)

Su forma retorcida nos da la oportunidad de la singularidad tan necesaria en  un jardín. Las fotos se tomaron cerca del Parque del Perro en Cali y en Pance

Árbol de la cruz (Brownea ariza)

La sensación que produce el tronco del Árbol de la cruz quizá provenga de la calidez que nos proporciona el cuero

Flamboyan (Delonix regia)

Los contrafuertes le aportan estabilidad al árbol.
En este caso es innegable la particularidad que le confieren a este jardín.
Este individuo está sembrado en la ronda del río Guadalajara en Buga
By | 2017-11-03T20:08:31+00:00 noviembre 2nd, 2017|Categories: Paisajismo|