EL RIEGO: LA TAREA MÁS IMPORTANTE Y MÁS COSTOSA DE UN JARDÍN

El agua a pesar de ser el elemento fundamental para el sostenimiento de una planta, puede también perjudicarla por exceso o por deficiencia.

El riego debe tener en cuenta principalmente las necesidades hídricas de cada especie; las condiciones del suelo, específicamente su capacidad de drenaje; la temperatura, la exposición a la luz; la humedad y el viento.

El agua es un elemento vital para la vida: NO LO DESPERDICIE.

Del total del agua suministrada aproximadamente la mitad se drena. De la mitad retenida solamente la mitad puede absorberla la planta. Es decir, la cuarta parte del agua suministrada es aprovechada por la planta

SUMINISTRAR LA CANTIDAD DE AGUA ADECUADA ahorra agua y dinero.

La CAPACIDAD DE CAMPO es la cantidad de agua que puede retener un suelo luego del drenaje. Es la condición ideal para la mayoría de las plantas.

Los suelos arenosos (granos gruesos) retienen menos agua que los suelos arcillosos (granos finos) que requieren riegos más largos y lentos. Los suelos arenosos requieren de riegos más frecuentes; los arcillosos más largos y lentos porque les penetra menos el agua.

Las plantas adaptadas a sequías prolongadas han desarrollado características que pueden ayudarnos a identificar un jardín que se mantenga con el régimen de lluvias:

  • Las Hojas pequeñas, capas cerosas o vellosidades sobre las hojas para minimizar la transpiración
  • Sistemas radiculares profundos o extensos para captar mayor cantidad de agua.

Una planta adaptada al Bosque Seco Tropical puede verse afectada por un riego abundante y permanente.

La principal característica de una planta marchita es una hoja arrugada, caída, volteada o blanda (se denomina falta de turgencia)

Los árboles y plantas sembrados en pequeños volúmenes de suelo, rodeados de concreto o ventanales o en zonas de mucho viento pueden presentar hojas chamuscadas a pesar de que se mantenga el suelo húmedo y en todo caso requerirán de más agua.

Un suelo saturado de sales por exceso de fertilización también deshidratará las plantas debido a que el agua fluirá del interior de la planta hacia el exterior (principio osmótico)

Las heridas en la corteza del tallo o raíces estranguladoras pueden afectar la absorción y el transporte del agua dentro de la planta generando stress hídrico

RIEGO

Como se dijo el riego constituye la tarea más costos de un jardín, sin embargo puede reducirse y hasta eliminarse seleccionando especies que se sostengan con el régimen de lluvias.

Los árboles y plantas recién sembrados o trasplantados requieren riego frecuente debido bien  a que son recién germinados y su raíz es pequeña o si son plantas maduras debido al trauma que sufre la raíz en el trasplante .

Una vez el jardín está establecido, el sistema de riego, manual o automático, debe definir la frecuencia y duración del riego. Un riego frecuente y corto puede estimular raíces superficiales; un riego profundo, es decir largo y espaciado puede estimular raíces profundas resistentes a las sequias.

Una raíz superficial se deshidratará más rápido que una profunda

En la madrugada o al caer la tarde es más conveniente realizar el riego debido a que la evaporación es mínima

Los sistemas de riego automáticos por aspersión son una alternativa de manejo eficiente del agua, aunque tienen la desventaja de su costo comparado con el sistema de riego por goteo cuya desventaja recae en la dificultad para observar daños u obstrucciones en el mismo

Las plantas con similares necesidades hídricas deben agruparse y nunca sembrar plantas con distintas necesidades hídricas una al lado de la otra.

EQUIPOS DE RIEGO

Gobernadores de un sistema de riego automático: el programador y las válvulas solenoides

Gotero de riego

Asperor pop-up (emerge y se embebe en el suelo)

Rotor pop-up (emerge y se embebe en el suelo)

Bibliografía: Guía de Estudio para la Certificación del Arbolista – International Society of Arboriculture ISA

Fotografías del VIVERO CAÑABRAVA